Antes de que nos olviden

desaparicion-forzada

Antes de escribir este blog, quise infórmame, lo hice por ellos, por aquellos a los que les han quitado la voz. Este artículo, es una opinión hacia uno de los temas más polémicos y condenados a la impunidad, al menos en el caso mexicano, las desapariciones forzadas. Las desapariciones forzadas se definen como aquellos actos donde una persona sea arrestada, detenida o trasladada en contra de su voluntad y se vea privada de su libertad de alguna forma por parte de agentes del Estado o grupo de individuos que actúan con su apoyo, seguida de la negativa a reconocer dicha privación o su suerte, con el fin de sustraerla de la protección de la ley. [1]

Los primeros antecedentes de desapariciones forzadas de las que se tiene registro tienen lugar en la Segunda Guerra Mundial siendo el Decreto Noche de Niebla una serie de directrices aplicadas por las autoridades comandados por Adolf Hitler para la represión y eliminación física de oponentes políticos al régimen nazi, así como combatientes enemigos miembros de la Resistencia y de prisioneros de guerra de las Fuerzas Aliadas durante la Segunda Guerra Mundial.[2]

Por otro lado los antecedentes en América Latina comienzan en la década de los setenta en Guatemala.

“Desde el primer momento, las desapariciones forzadas mostraron los signos de lo que a través de los años llegó a constituir el método principal de control político y social en ese país: impunidad y absoluta transgresión de las leyes más elementales de convivencia humana”.[3]

Durante los años ochenta y noventa estas prácticas por parte del Estado se propagaron por El Salvador, Chile, Uruguay, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Honduras, Bolivia, Haití y México. [4]

“Los militares latinoamericanos empezaron a utilizar la práctica de la desaparición forzada de personas como un método represivo, creyeron que habían descubierto el crimen perfecto: dentro de su inhumana lógica, no hay víctimas, por ende, no hay victimarios ni delito”.[5]

Del pasado al presente

Dos mil dieciséis, México. Muchos han sido los años transcurridos desde la Guerra Sucia[6]. Los registros nos hablan  de 557 personas desaparecidas entre los años 1969 a 2001[7]. Quinientas cincuenta y siete familias, las cuales nunca volvieron a ser las mismas. Incluso aquellos que se buscan desde esa época se entremezclaron con los de ahora, con las víctimas, con los daños colaterales de la guerra contra el narcotráfico. Ahora la cifra es calamitosa un total de 25 mil 648 desapariciones forzadas se han reportado en México entre 2006 y 2015. V E I N T I C I N C O   M I L   S E I S C I E N T O S   C U A R E N T A   Y   O C H O. Impactante ¿no? Ahora, habrá cientos de excusa, tales como “son delincuentes, se lo merecían” pero y ¿qué me dicen de los estudiantes de Ayotzinapa? O de las múltiples fosas halladas por todo el país con cadáveres de personas que no tiene identidad, nombre, que en algún momento pudieron ser desaparecidos, sin embargo ahora son sólo huesos. ¿Qué me dicen de todos esos inmigrantes desaparecidos e ignorados por la ley mexicana? Inmigrantes que tan sólo son un eslabón más de esta fallida guerra contra el narcotráfico.

Quizás México no es tan diferente al Medio Oriente. Si fuese de Siria posiblemente mi ciudad estaría en llamas, siendo atacada por los terroristas, estaría muerta de miedo por oler muerte por todas partes pero como soy mexicana tengo que llegar a mi casa antes de las 10 de la noche por el miedo de que alguna persona me desaparezca, para después ser utilizada en el tráfico de blancas.Y es que esta es la cruda realidad de muchos mexicanos, el temor y la inseguridad forman parte de nuestra rutina. ¿Qué hacer ante una sociedad que parece desmoronarse ante la ruptura del tejido social? ¿Qué hacer ante un aparato gubernamental ineficaz, obsoleto y cínico? ¿Qué hacer ante esta indiferencia que nos consume día a día como sociedad?

No quiero convertirme en un perro para encontrar a un familiar desaparecido, quiero poder ser libre de caminar en la calle a las 12 de la noche, quiero ser libre de poder manifestarme siendo estudiante sin temer por mi vida, quiero ser libre de poder ser un periodista o activista que luche por movimientos sociales sin huir de gobernadores asesinos, quiero poder ser libre de ser mujer y no temer por la trata de blancas, quiero poder ser un niño y no ser víctima de algún pedófilo. Como sociedad tenemos la obligación y el derecho de exigir justica por todas aquellas víctimas de desapariciones forzadas porque nos quitaron tanto que acabaron quitándonos el miedo.

Creado por Anna Ortiz

Bibliografía

[1] ¡Hasta encontarlos! (2011) ¿Qué es la desaparición forzada de personas? ¡Hasta encontrarlos! Recuperado de: http://desaparecidos.espora.org/spip.php?article134

[2] Wikipedia (s.f.) Decreto Nacht und Nebel. Wikipedia. Recuperado de:  https://es.wikipedia.org/wiki/Decreto_Nacht_und_Nebel

[3] Theissen, M. (s.f.) La desaparición forzada de personas.en América Latina Desaparecidos. Recuperado de: http://www.desaparecidos.org/nuncamas/web/investig/biblio_theissen_01.htm#N_13_

[4] Ibíd.

[5] Ibíd.

[6] Enfrentamiento entre grupos guerrilleros y el Estado mexicano durante los años setenta y ochenta. Para la disolución de estas cédulas disidentes, el gobierno utilizo múltiples prácticas de represión militar que incluso rebasaron los marcos legales instituidos en nuestro país.

[7] Comité ¡Eureka! (s.f.) Historia. Comité ¡Eureka! Recuperado de: http://www.comiteeureka.org.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=19&Itemid=27

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s